UNA CARTA AL PRESIDENTE ABINADER: Empresarios de Bávaro Punta Cana se sienten maltratados por usted

0
727

  • Por: Geraldo WT

Señor Presidente:

Sin tiempo para saludos protocolares, ni frases rebuscadas que enmascaren con parafernalias de excelentísimo, caballerisimo ni otros preceptos con los que buscones y lambiscones embriagan la nobleza de todos cuantos pisan el palacio hasta hacerlos olvidar la misión inicial de su carrera y que los hacen olvidar del honor que significa ostentar su cargo, y cuyo ostento no es un premio suyo sino la confianza popular depositada en usted…, a quien estoy dispuesto a creer que su padre orgullosamente mira y sonríe desde el cielo esperando no repruebe la materia de sembrar legados. Pero…, igual le saludo con distinción aunque le escriba con el miedo de que interesados rompan esta carta antes de que llegue a sus manos.

Señor Presidente, un sólo hombre no hace gobierno. Hacen falta muchos ojos, oídos y pies para que miren, escuchen y corran en pos de una visión y sobre todo que estén conectados al latir unísono de un corazón puro y de buenas intensiones como tadavia se opina de usted. PERO…,

Y aquí va el pero que le cae a cualquier sopa sazonada por más de tres…, ¿Quiénes son sus ojos, sus oídos? Quiénes realmente están corriendo con usted, a la par, con intensiones de un legado del cambio que deje como herencia a nuestra futura generación una cultura decente.

Excelentísimo…, para hacerle honor a su investidura, por aquí, por Bávaro Punta Cana, capital del turismo dominicano, indudable meca de la inversión y el desarrollo y en cuya zona usted reconoce se consolida el turismo como evidencia de economía de relevo para un país que aún no exporta petróleo ó ningún otro bien que garantice autonomía…, a esta zona usted la tiene lastimada.

Le explico, en dos conceptos errados que heredó usted de esa silla:

1ro. Empresarios del turismo NO son sólo los hoteleros de resorts. Empresarios son todos los que con arrojó siembran fe, dinero y trabajo arduo apostando a la competividad justa y al desarrollo del país.
2do. Sus delegaciones no protegen, sino que se lucran del turismo. Pero no escribiré de eso, no escribiré de eso, no tengo tiempo ni tinta ni ganas de llover sobre mojado.

Presidente, de este lado de las más de 45 mil habitaciones hoteleras amuralladas tras una frontera que separa al turismo que se vende y se cobra fuera, existe una ciudad de gente emprendedora, trabajadora, que Invierte, que trabaja, que se empeña y que busca sustentarse de las migajas que caen de las mesas cuando los hoteles cierran por las noches y los visitantes logran salir a bailar nuestro merengue, cantar nuestra bachata y probar nuestro mofongo…, en nuestros bares y restaurantes. Pero usted los ahorca. Los atrinchera. Los pone en sosobra. Sembrando la duda de si usted, presidente, está con el genuino desarrollo o existe algún misterioso beneficio para el Estado dominicano en maltratar, humillar y jugar con empresarios locales que de manera legal constituyen los impuestos que usted recibe desde Bávaro Punta Cana.

Un sólo hombre no hace gobierno, pero…, quiénes son sus ojos aquí que se cierran ante el vulgar negocio que montan quienes se lucran del límite de horario para un cierre para muchos pero que se convierte en privilegios sorteados al mejor postor. Dónde están los oídos que escuchan por usted los dramas mal montados que le han vendido con las tramas de empresarios rebeldes a los cuales les envían turbas de guardias tipo imperio romano que atropeya y vitupera quienes reclamen igualdad y justicia.
Presidente…, ¿quiénes corren junto a usted? ¿Con quiénes late su corazón?. .., ¿?¿Con autoridades que gritan a voz en cuello que «llamen al diablo, que Chu es su amigo personal y que aquí hay policías que le aportaron muchos votos para llegar al palacio».

Distinguido presidente: Pagar locales carisimos, nómina, energía eléctrica para ganar un escaso margen a la diversión con la que dinamisamos el turismo no puede seguir siendo compartido con peajes y regalos para lograr una hora más en lo que se hace cierre de caja, ni puede seguir siendo tronchado por un límite de horario que a ciencia cierta pone bosal al buey que trilla.

Honorable presidente de la República Dominicana…, con el límite de horario a negocios vitales para la dinámica del turismo estamos colando el mosquito y nos estamos tragando el camello. Los empresarios de Bávaro Punta Cana, dueños de drinks, bares, restaurantes, cafeterías…, constituidos y organizados están viviendo la pesadilla de los años 70 cuando no se tenía garantía de inversión ni seguridad jurídica…, ¿La tenemos hoy?

Termino esta carta pero inicio con ellos un luto rotundo, de duelo, de tristeza y de frustración de ver a un pueblo laborioso sucumbido por el acoso de un gobierno que nos había prometido cambio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí